Tomar decisiones

Tomar decisiones

«TOMAR DECISIONES”

Imagino mi mundo.

Lo construyo

a base de tomar decisiones.

-¿Qué es lo que has intentado hacer?

-Cursos, para aprender…

Qué hacer,

para sentirme mejor…

Cómo motivarme….

Sientes que has mejorado algo”

-En un principio sí, pero luego me siento igual.

-¿Cómo puedo yo ayudarte en eso?

-¿Cómo te sientes en esta situación?

Me siento oprimida, sin control de la situación.

Hago el ejercicio de la respiración”.

Tengo una sensación en el pecho.

-¿Quién consideras que es el responsable de esta situación?

-En un principio mi jefe y la persona que me entrevistó…

Mis compañeros…

¿Hasta qué punto tú te crees responsable de esta situación?. Del rumbo que ha tomado tu vida”.

Pues no lo sé, ya sabes cómo es la vida a veces parece que te lleva.

Podrías decirlo en primera persona por favor”.

Parece que a veces la vida me lleva y que no tengo el control sobre lo que me pasa.

 

¿Crees que podrías tomar el control de lo que te pasa en tu trabajo, en tu vida?”

-Sí supongo, que sí. Aunque no se cómo.

-Haz una lista. Puedes coger un papel, un lápiz, bolígrafo, para escribir.

-Cómo afectaría a mi vida, que tome decisiones.

Cómo afectaría a mi vida tomar decisiones.

Haría aquello que me gusta…

Podría planificar mejor…

Ya no podría echarle la culpa…

En general ya no tendría la excusa…

Probablemente, hubiera buscado otro trabajo…

Posiblemente, habría hablado con mi jefe…

Habría dicho que NO…

Habría dicho que SÍ…

Hubiera buscado las oportunidades…

Haría cosas para salir de la monotonía…

-¿Cómo crees que te afectaría esto?

-¿Crees que tu Vida, se enriquecería con esto?.

-Sí, claro que se enriquecería.

-¿Qué pasaría si las cosas no salieran como tú piensas? Como lo habías planificado.

…las cosas no siempre salen “como una cree”.

-Podrías decirlo en primera persona, por favor.

-Las cosas no siempre salen “como yo creo”…

-No me considero una persona perfecta y esto quizá tenga algo que ver.

-Todos nos equivocamos y todos en un momento determinado tenemos que aprender.

-No siempre las cosas suceden como nos gustaría…

Fritz Perls decía:

Si no aceptamos y asimilamos lo que nos ofrece el mundo, entonces no podremos hacer nuestra parte en él”.

El tiempo se mide en lecciones aprendidas”.

Soy la responsable de mi actitud en la vida, de mis decisiones y experiencias.

Asumir la responsabilidad en mis acciones, me permite vivir cada segundo. Me permite vivir mi vida y disfrutar de mi esencia.

Todo lo que aporto de manera personal en la vida, me permite aprender a ver la vida con el corazón.

Realmente, la vida tiene sus propios caminos pero yo, en el fin último, soy la responsable de aquello que me sucede.

Es importante aceptar la vida tal y como es sin imponerme”.

Soy el responsable de las respuesta que elijo, las acciones que tomo y de mi actitud en la vida, frente a lo que me sucede”.

Ampliar mi espacio de seguridad

Ampliar mi espacio de seguridad

En la siguiente sesión”

Nunca pensé

que nuestras diferencias nos acercan.

Nos hacen únicas

nos inspiran.

Me aburro”

Me gustaría hacer cosas diferentes.

A veces me siento extraña, porque algunas de las cosas son nuevas para mí.

Ampliar el espacio de seguridad es hacer cosas nuevas, diferentes o de forma distinta, sabiendo que soy capaz de ello.

-¿Qué has hecho estos días diferente? ¿Qué has hecho diferente a tu rutina?

-He ido a unos cursos gratuitos de cocina. 

-¿Cómo te sentiste?

-En un principio me encontraba un poco rara.

Me estaba planteando: -Qué hago yo aquí. pensaba.

 

¿Qué hago yo aquí?”

-No conozco a ninguna de las personas que están aquí sentadas.

 

Me sentía indecisa e incómoda”.

-¿Te sentías incómoda, insegura?

-Sí, un poco indecisa.

-Todo esto es nuevo para mí.

-En un principio me sentía insegura. Al principio me costó ponerme en marcha.

Buscaba una excusa para no ir.

-Volver a la rutina.

-Pensando en todo lo que tenía que hacer.

-Puse muchas excusas.

 

-¿Sobre qué tema trataba?

-Sobre comida sana, los alimentos y las emociones.

 

Ampliando mi espacio de seguridad”

Conocimientos, experiencias y vivencias.

Vivir es experimentar cosas diferentes.

Vivir es equivocarse.

A quien vive,

le pasan cosas.

“¿Cómo te sientes?”

-Me siento bien, ilusionada.

Creo que esto es algo que siempre he querido hacer.

Pero en el fondo no me atrevía.

Al estar ahí, he podido conocer a otras personas. Con inquietudes parecidas a las mías. Y con diferentes experiencias.

-¿Crees que esto ha sido bueno?

-En un principio, tenía mis dudas y estuve por no ir. Pero luego me he dado cuenta de que ha sido muy positivo para mí.

-A todos nos cuestan los cambios. A todos nos cuesta salir de lo conocido.

Bloqueos”

-He notado que, a veces, me bloqueo.

En algunas ocasiones soy capaz de hacer las cosas que me planteo, pero en otras siento que algo me paraliza.

-¿Qué es lo que te paraliza?

¿Qué sientes?

¿cómo lo sientes?

¿dónde lo sientes?

Mi mejor versión, está dentro de mi”

Es una energía que está deseando fluir y que si no la muevo, se estanca.

Dar pequeños pasos y de forma continuada es importante.

Es muy importante, porque a veces puedo plantearme objetivos muy grandes, lo que lleva a que me frustre, porque aparecen obstáculos e inconvenientes.

 

Tengo que intentarlo”

Pasando a la acción.

Saliendo al mundo.

Interaccionando con las personas.

Dejándome sentir.

Voy dando diferentes pasos y viendo los diferentes resultados de mis actos.

Formando una cadena, en la que cada eslabón es un punto de experiencia.

Esta experiencia, amplía, paso a paso, mi mundo interior y exterior. Lo que conforma mi vida.

Cada eslabón es un punto de experiencia.

Es importante para mí, tomar conciencia de lo que siento.

Y sobre todo ser sincera con mis propias necesidades y con las personas que me rodean.

 

Me gusta pensar en las personas de mi entorno

A veces me siento sola en una plaza y observo.

Miro a las personas, paseando, caminando… Haciendo sus cosas del día a día.

-Me gusta imaginar sus vidas. Lo que sienten… sus planes.

Me gusta ver cómo las parejas caminan dadas de la mano y cómo se hacen bromas. Como ríen, hablan, discuten y se reconcilian. 

Me gusta pensar o imaginar que las personas son felices.

Pienso… están haciendo planes para su futuro. Qué bonito! Es muy romántico.

 

Soy feliz viendo las flores. Sus colores cambian con la luz.  Se mueven cuando les da el viento. Están ahí porque es donde tienen que estar. Son perfectas y bellas.

Me disgusta mucho ver que alguien las corta, para llevárselas. 

 

Me da esperanza ver que en el mundo hay amor y vida.

 

Pienso que la vida continua.

Me resisto a pensar que las noticias dicen la verdad y que el futuro es oscuro y sin esperanza.

 

Me siento y observo.

Y percibo esperanza, amor, pasión.

Cierro los ojos y escucho como las personas ríen.

Entonces me siento bien.

 

Cierro los ojos e imagino que este es mi mundo y no el mundo que algunos quieren hacerme creer.

 

Quién soy. Cómo me presento

Quién soy. Cómo me presento

Quién soy. Cómo me presento

Dónde está mi vida,

la belleza.

la pasión.

Qué es el verdadero calor

el frío

el amor

Dónde está mi camino

A dónde voy yo.

Mi nombre es el mismo que el de muchas personas”.

Soy una chica de un pueblo grande que todavía no se ha convertido en ciudad.

Soy lo suficientemente alta o lo suficientemente baja, según el día.

A veces me siento lo suficientemente delgada y otras veces no tanto.

Mis estudios”.

Estudié mucho, como muchas de mis compañeras.

En una universidad que al principio se me hacía muy grande y con el tiempo me di cuenta de que era más pequeña de lo que pensaba.

Siempre hacía lo correcto”.

Sentía que mis proyectos no iban adelante. Me sentía como aburrida.

Mejor sería decir que mis proyectos de futuro no existían.

Vivía o mejor dicho sobrevivía.

Estaba, hablaba y me relacionaba. Como muchas personas. Aún así notaba que algo me faltaba.

Nada me sabía lo suficientemente bien como para estar orgullosa.

Nada me llenaba. Aunque muchas veces me sentía hinchada.

La comida, casi no tenía sabor para mí.

Dormía, como todo el mundo, pero no descansaba.

Caminaba y me cansaba aunque no sabía a donde ir, por lo que nunca llegaba a ninguna parte.

Quizá esa era yo, la señora de ninguna parte.

Cuando vestía mi color era el azul, marino.

Sí, ese color que no se sabe si es negro o azul y que combina bien con todo.

Así era yo, combinaba bien con todo. Intentaba no molestar a nadie, no sobresalir.

Siempre perfecta, en todos los sitios, en todas las ocasiones.

Conocía muchas personas, pero qué había de la verdadera amistad.

El vacío del mundo perfecto”.

¿Dónde está mi vida?

La belleza.

la pasión.

¿Qué es el frío?

…el verdadero calor

Pero aun así, me sentía, en general, aburrida.

Veía a las personas desde mi ventana divertirse.

-Vosotros estáis ahí libres y yo me siento prisionera en mi mundo perfecto.-pensaba.

El futuro, era sólo eso, futuro.

 

Un día, leyendo una revista de estas que leo cuando estoy aburrida, vi un cuento.

El cuento trataba sobre una vasija que se había roto. Y decidieron repararla.

Decía que todos tenemos una historia. Algo que nos hace únicos. Nuestra propia historia personal. Una historia que nos hace perfectas, aunque estemos rotas.

-¿Estaba rota? -pensé. ¿Cuántas veces me he roto? ¿Dónde están esos pedacitos?

Debajo ponía, el nombre de la autora y lo firmaba como coach.

Busqué el nombre y decidí escribirle.

-Gracias por el cuento que has escrito…

Entonces me respondió y me dijo que estaba disponible.

Qué emoción, me ha respondido, soy importante! sentí.

Entonces noté un impulso en el pecho. Y algo dentro de mí empezó a latir fuerte.

 

Así, es como empezó esta historia.

La historia de un viaje que personalmente, nunca me habría imaginado.

Pero que en el fondo sabía que era parte de mi vida.

Sin saberlo este viaje salvaría mi vida”.

Aquí y Ahora. Aprendiendo en el presente

Aquí y Ahora. Aprendiendo en el presente

Pasaron varios días, desde mi primera sesión”

– ¿Qué tal has pasado estos días? -me preguntó la coach.

-¿Has notado algún cambio?

-Hoy me gustaría trabajar contigo, la respiración.

Respira con la parte baja del abdomen.

-Poco a poco, siente como entra el aire y cómo lo vas sacando.

-Tan sólo céntrate en la respiración.

Me gustaría que durante la sesión, respires.

……..

¡Me gustaría que estos días, respires!

…….

Que seas consciente de cómo respiras…

cuando

caminas…

estas trabajando…

estás en casa…

– ¿Para qué me sirve, estar centrada en la respiración? -le pregunté a la coach.

– No creo que esto me ayude a alcanzar mis objetivos.

– Es para que aprendas a estar presente -me respondió.

 

Aquí y Ahora”.

Estoy respirando.

En cuanto lo hago, me puedo dar cuenta poco a poco, de los pensamientos que me bloquean y de los que me ayudan, en el camino, hacia mis objetivos.

Día a día realizo este ejercicio.

Lo realizo mientras estoy trabajando, mientras camino, mientras te escucho, lo realizo mientras te cuento esta historia, mi historia.

«Mis pensamientos mis creencias y valores influyen en mi vida».

Lo que pienso,

siento,

digo.

Vivir en el presente me ayuda a aprender de lo que me sucede en el día a día.

Tomando conciencia de mi misma, de una manera más profunda, realista y respetuosa.

A medida que centro mi atención en la respiración, noto una mayor calma.

 

Continuando con la sesión”

-A veces siento que las personas están enfadadas conmigo cuando no me sonríen.

-¿Siempre que una persona no te sonríe, es porque está enfadada contigo? -me preguntó la coach.

Esta parecía una idea un poco ridícula.

-Céntrate en tu respiración -me dice la coach. -¿Qué crees ahora?

Mientras respiro, voy tomando conciencia de la pregunta que me había hecho.

Ahora me parecía una idea ridícula.

 

Idea irracional”.

Ideas que podemos tener acerca del mundo y de las situaciones y que no son realistas ni congruentes.

Que no nos ayudan a adaptarnos, ni a relacionarnos con otras personas.

Esta falta de adaptación puede impedir que alcancemos nuestros objetivos. Es muy importante estar adaptado al entorno y ver las cosas como son para poder responder correctamente.

Son muy frecuentes en nuestra forma de pensar y de sentir.

Las ideas irracionales influyen mucho a la hora de tomar decisiones que nos perjudican.

 

Tomo conciencia”.

A medida que tomo conciencia de mi respiración, también tomo conciencia de mis sensaciones corporales.

Puedo sentir la tensión en las piernas, en los brazos.

Notar la tensión en el cuello mientras hablo.

En cambio, la coach, en frente de mí, en todo momento parece tranquila.

Atenta a todo lo que yo digo.

Inmóvil, aparentemente, me trasmite tranquilidad.

 

Sin juzgar mis palabras”

Tan sólo parece interesada en dejar claro y comprobar que yo tengo claro lo que le comento.

Siento cómo me acompaña con palabras, gestos y silencios, que me permiten reflexionar.

Paso a paso voy tratando los diferentes aspectos de mi vida.

En mi caso, quiero mejorar aspectos de mi vida.

– ¿Qué es lo que realmente quieres sacar de este trabajo? -me preguntó.

-Mejorar la calidad de mi vida.

-Alcanzar mis objetivos -le respondí cuando me preguntó.

-Mirar de frente a la vida.

Silencio.

Esta es una gran pregunta.

La gran pregunta”

Con esta pregunta, la coach, también me está preguntando o planteando, si tengo las cosas claras.

Si tengo intención de esforzarte y cambiar.

 

«¿Hasta qué punto estoy dispuesta a llegar?» «¿Cómo voy a encauzar mi vida?»

Para ir tomando responsabilidad y mis propias decisiones.

¿Qué es lo que quiero de esta sesión? ¿Qué pretendo sacar?

Un primer paso

Un primer paso

El primer paso lo di cuando decidí hacerlo”.

Paso a la acción, cuando doy un pequeño paso.

Un paso que puede cambiar el rumbo de mi vida.

O quizá ese rumbo ya está cambiando.

Este primer paso es muy personal.

¿Qué voy ha hacer? …

¿Cómo voy a afrontar esta nueva situación? …

¿Por qué me ha pasado a mí esto, o por qué me está sucediendo esto a mí? …

 

Siento incertidumbre”.

-¿Cuál es la razón por la que no consigo lo que quiero?

Quejándome evito hacerme responsable de mis decisiones.

A veces me vienen dudas sobre lo que estoy haciendo.

 

-¿Es bueno cambiar?

-¿Sería mejor enfrentarme, a esta nueva situación?

-¿Qué pensarán de mí cuando cuente lo que me sucede? 

 

He buscado a una persona que me pueda escuchar y que pueda acompañarme en este proceso. Quiero entender lo que me está pasando. 

Mi idea es estar con una profesional que me acompañe con respeto. Sin intervenir en mis decisiones y explicaciones.

– ¿Qué crees que es mejor para mí le pregunté a la coach después de mi explicación?.

Tú que crees que es lo mejor para ti –me respondió.

 

Una reflexión, íntima”.

En el mejor de los casos, reflexiono sobre lo que me está planteando la coach.

Enseñándome a escuchar mi voz interior”.

Este primer paso es muy importante. Marca el principio.

Estoy acostumbrada y adaptada a actuar de una manera en concreto.

Adaptada a unas circunstancias, personales y situaciones que hasta este momento, me han ayudado a solucionar mis problemas y a conseguir lo que quiero.

Pero en este momento me encuentro en un nuevo escenario y los antiguos patrones ya no me sirven.

Cuando he dado el paso y me encuentro frente una persona a la que no conozco contando mi historia personal, la sensación que tengo en ese momento es de sentirme acompañada.

 

Me siento aceptada. No me siento juzgada”.

Me acompaña en mi relato, lo que me permite abrirme, poco a poco.

De repente en un momento determinado, me hace una pregunta. Esta pregunta, me coge desprevenida.

 

No estoy acostumbrada, a que me hagan ese tipo de preguntas”.

En el fondo estaba cómoda, en mi situación y con las explicaciones que me daba a mi misma.

Pero ahora se me plantea un enfoque diferente.

Se produce un silencio. Necesito pensar un rato.

La semilla ya está plantada”.

Más adelante comprenderé que esto es, tomar conciencia.

Tomar conciencia”.

Fue el primer paso para “darme cuenta” y empezar a “tomar mis propias decisiones”.

Voy a ir entrenándome en esta disciplina.

Darme Cuenta”.

Estos pequeños pasos me van a llevar a ampliar mi mundo interior y exterior.

Paso a paso voy a ir ampliando mi entorno, mi mundo.

Ahora mi vida es mas rica.

Plantear Objetivos

Plantear Objetivos

Planteamiento de objetivos”.

Cuando me planteo objetivos

a veces, me freno

otras, me pierdo.

Y a veces, simplemente,

me pongo objetivos poco realistas.

Aprender”

Todas las personas estamos en un camino de aprendizaje y desarrollo.

Tenemos que evolucionar, sin perdernos en el camino.

He descubierto la figura del coach.

He leído, que mediante el coaching personal puedo trabajar mis objetivos y mis metas.

A medida que evoluciona el proceso me doy cuenta de que estoy aprendiendo y esto me ayuda en mi día a día.

Lo que aprendo enriquece mi vida y mi trabajo.

Trabajar mis asuntos personales me está ayudando a tener una idea más clara.

Sin darme cuenta estoy desarrollando “intuición”, que me ayuda a tomar mis propias decisiones a motivarme e incuso motivar y ayudar a otras personas.

Todo este proceso se ha convertido, en un quitarme capas para poder ser más libre.

Ser más libre me está permitiendo fluir y asumir mis acciones, mis decisiones, mis creencias, mis valores y sentimientos.

Este proceso, me está sirviendo para crear un cambio personal en mi y en mi vida.

Un cambio necesario para empezar nuevos objetivos.

 

Qué es el coaching”.

El coaching es un proceso de acompañamiento”, basado en el “respeto”.

Y su fin es aprender a alcanzar objetivos de forma natural y espontánea.

 

Objetivos realistas”.

El proceso de coaching personal es una manera de poder sentirme y de poder expresarme.

De mirar en mi interior y poder ver la razón real por la que no soy capaz de alcanzar mis objetivos.

Analizar qué herramientas necesito para alcanzar mi meta.

Ser consciente de las destrezas que tengo que desarrollar, si no las tengo.

Ser realista y vivir con los pies en la tierra y la la cabeza sobre los hombros”,

darme cuenta”.

 

Darme cuenta es”.

Tener conciencia de mi misma, desde la honestidad, sinceridad, la humildad”.

Ser humilde es ser consciente de las capacidades reales que tengo.

Ni aumentadas, ni disminuidas.

Ser honesta, es evitar el auto engaño, así como evitar engañar a otras personas.

Si nos engañamos a nosotras mismas, lo más probable es que intentemos convencer a las demás, personas, del mismo engaño.

Ser sincera es evitar las máscaras.

Todas las personas nos colocamos máscaras en nuestro día a día.

Presentarnos con sinceridad puede evitarnos en un futuro, muchos malos entendidos y a largo plazo facilitarnos la toma de decisiones y llevar una vida congruente”.