El primer paso lo di cuando decidí hacerlo”.

Paso a la acción, cuando doy un pequeño paso.

Un paso que puede cambiar el rumbo de mi vida.

O quizá ese rumbo ya está cambiando.

Este primer paso es muy personal.

¿Qué voy ha hacer? …

¿Cómo voy a afrontar esta nueva situación? …

¿Por qué me ha pasado a mí esto, o por qué me está sucediendo esto a mí? …

 

Siento incertidumbre”.

-¿Cuál es la razón por la que no consigo lo que quiero?

Quejándome evito hacerme responsable de mis decisiones.

A veces me vienen dudas sobre lo que estoy haciendo.

 

-¿Es bueno cambiar?

-¿Sería mejor enfrentarme, a esta nueva situación?

-¿Qué pensarán de mí cuando cuente lo que me sucede? 

 

He buscado a una persona que me pueda escuchar y que pueda acompañarme en este proceso. Quiero entender lo que me está pasando. 

Mi idea es estar con una profesional que me acompañe con respeto. Sin intervenir en mis decisiones y explicaciones.

– ¿Qué crees que es mejor para mí le pregunté a la coach después de mi explicación?.

Tú que crees que es lo mejor para ti –me respondió.

 

Una reflexión, íntima”.

En el mejor de los casos, reflexiono sobre lo que me está planteando la coach.

Enseñándome a escuchar mi voz interior”.

Este primer paso es muy importante. Marca el principio.

Estoy acostumbrada y adaptada a actuar de una manera en concreto.

Adaptada a unas circunstancias, personales y situaciones que hasta este momento, me han ayudado a solucionar mis problemas y a conseguir lo que quiero.

Pero en este momento me encuentro en un nuevo escenario y los antiguos patrones ya no me sirven.

Cuando he dado el paso y me encuentro frente una persona a la que no conozco contando mi historia personal, la sensación que tengo en ese momento es de sentirme acompañada.

 

Me siento aceptada. No me siento juzgada”.

Me acompaña en mi relato, lo que me permite abrirme, poco a poco.

De repente en un momento determinado, me hace una pregunta. Esta pregunta, me coge desprevenida.

 

No estoy acostumbrada, a que me hagan ese tipo de preguntas”.

En el fondo estaba cómoda, en mi situación y con las explicaciones que me daba a mi misma.

Pero ahora se me plantea un enfoque diferente.

Se produce un silencio. Necesito pensar un rato.

La semilla ya está plantada”.

Más adelante comprenderé que esto es, tomar conciencia.

Tomar conciencia”.

Fue el primer paso para “darme cuenta” y empezar a “tomar mis propias decisiones”.

Voy a ir entrenándome en esta disciplina.

Darme Cuenta”.

Estos pequeños pasos me van a llevar a ampliar mi mundo interior y exterior.

Paso a paso voy a ir ampliando mi entorno, mi mundo.

Ahora mi vida es mas rica.