Recomendaciones para Neuroterapia II

Recomendaciones para Neuroterapia II

Durante los periodos de 21 días. Se puede realizar, entre medias, otro tipo de terapia para reforzar el proceso o ver tu evolución. Con terapias del tipo narrativa o energética, como EFT, por ejemplo.

La consulta debe finalizar, con tu asunto cerrado o anclado. Habiéndote generado recursos positivos a los que puedas acceder.

En ningún caso, puedes acabar la sesión, como cliente, con la herida abierta y sin estar estabilizada emocionalmente. Esto siento decirte es muy peligroso. Y en algunos casos puede provocar accidentes graves.

Este tipo de terapias, es recomendable utilizarlas para «casos muy especiales», «trauma», Casos complicados, incapaces de ser resueltos con otro tipo de terapia. Esto quiere decir que no es recomendable que las utilices para todo.

Muy importante, evitar situaciones en las que te digan, «vamos a explorar a ver que sale». En Neuroterapia hay que tener en cuenta cuál es la situación que queremos resolver. Evitar hacer movimientos, con la intención de buscar recuerdos. Ten en cuenta que puedes conectar con un montón de situaciones y de estímulos pasados y perderte en el proceso. Lo que te llevaría a tener confusión, malestar y a poder «hundirte». Ese no es el objetivo.

Este tipo de terapia, suelen ser poco eficaces cuando la persona carece de las herramientas necesarias para superar la situación.Es conveniente enseñar o dotar a la persona de las herramientas necesarias, antes de aplicar una intervención tan fuerte.

En el caso de que no tengas las herramientas, la intervención podría no ser útil y esto puede causarte un mayor desconcierto y la sensación de bajón o hundimiento.

Es normal que después de la sesión, necesites descansar.

Hábitos saludables

Después de recibir una sesión y en el periodo en el que dure el tratamiento, deberías cuidarte.

La persona psicoterapeuta, también es recomendable que lleve hábitos saludables.

Evitar en lo posible actividades tóxicas.

Como beber alcohol o fumar en exceso. No descansar lo suficiente. Tener horarios distorsionados.

El psicoterapeuta debe saber en todo momento, si estás tomando algún tipo de medicación o tratamiento.

Durante el proceso el psicoterapeuta, debe actuar con respeto y en ningún momento debe, interferir, dar su opinión o introducirte ideas, emociones, sensaciones, imágenes a las que no hayas hecho referencia.

Conclusión

Es importante que si recibes este tipo de psicoterapias, tengas en cuenta los puntos principales para asegurar tu éxito.

Periodo, cada 21 días, mínimo.

Tener o desarrollar hábitos saludables.

Evitar hábitos tóxicos. Por ejemplo: Se puede beber una copa de vino. Podría resultar muy peligroso beber media botella de vino.

Dormir, comer, descansar y tener relación social saludable.

Si notas que empiezas a tener cambios de temperamento o emocionales bruscos, es probable que algo no esté funcionado. En ese caso sería bueno parar y analizar qué está sucediendo. Revisa los puntos anteriores. 

Ten en cuenta que este tipo de intervenciones están diseñadas para resolver y causar alivio, paz, bienestar. No para causar más malestar, confusión o conflicto.

Ten presente que aunque este tipo de terapias se exponen como milagrosas, son muy fuertes e intensas.

Cuídate mucho.

Recomendaciones para neuroterapia

Recomendaciones para neuroterapia

¿Qué puedo hacer si me siento mal, después de recibir neuroterapia?

Ya han sido dos ocasiones en las que una persona o una persona amiga de alguien que está realizando una neuroterapia como cliente, me cuenta que, en un principio, parecía que el proceso funcionaba muy bien. Pero llega un momento, a partir de la segunda o la tercera sesión, en el que la persona, cliente, se viene abajo. Es decir, literalmente de repente se hunde.

En los dos casos, después de indagar, se había alterado alguno de los puntos del protocolo de Seguridad, obligatorio de aplicar para el buen funcionamiento de esta poderoso herramienta.

Reconozco, es la situación más complicada a la que me he enfrentado.

¿Qué puedo hacer en ese momento?

En este escrito quisiera dar una serie de pautas, basadas en mi experiencia personal, durante mi formación, de los protocolos de EMI.

Introducción:

EMI es un tipo de neuroterapia basada en el movimiento ocular.

Dentro del conjunto de neuroterapias las tres principales son EMDR, Brainspotting y EMI.

De las neuroterapias EMDR y de Brainspotting no puedo hablar ya que no estoy formado en ellas.

En un principio los protocolos generales de seguridad, son los mismos, según tengo consultado con otros profesionales de la salud mental, psicólogos y psiquiatras, formados en las tres disciplinas.

Informar, en qué consiste la intervención, como se va a realizar. Preguntar al cliente si está dispuesto y si se siente con fuerzas.

Lo importante es que te informen en qué consiste el proceso y como lo van a realizar así como, es probable que revivas el evento. Lo que te puede llevar a sentir cierto malestar.

Deberían preguntarte.

Deberían preguntarte si estás Dispuesto/a a realizar la sesión y si te sientes con fuerzas.

Si estás en tratamiento y tomando medicación.

Cuáles son tus hábitos, saludables e indagar con respeto sobre los tóxicos.

Sesiones. En un principio, todo psicoterapeuta, debe realizar dos o tres sesiones a la semana, como máximo, de neuroterapia, entre todos sus clientes.

Si percibes que tu psicoterapeuta, realiza la mayor parte de las sesiones con estos procedimientos, tienes que tener en cuenta que esto le puede generar mucho cansancio y estrés. Lo normal es que tu terapeuta realice varios tipos de terapias y la neuroterapia sólo en casos de trauma severo.

Esto, se bebe a el peligro que corre el psicoterapeuta, de estresarse, debido a la intensidad de las emociones que se mueven en el cliente y al cansancio, que generan las intervenciones, lo que puede afectar a la calidad de tus sesiones.

Como cliente, se puede recibir, de manera recomendable una sesión cada 21 días. Y en mi opinión, combinarlo con rutinas saludables, fuera de la consulta.

Esto quiere decir que no es conveniente que tu terapeuta te someta a sesiones semanales o cada dos o tres días, de terapia tipo EMI. Ya que «21 días», es el tiempo mínimo que necesitaras para colocar «las cosas» en su sitio.

Ten presente que aunque este tipo de terapias se exponen como milagrosas, son muy fuertes e intensas.

Cuídate mucho.

Continua en la siguiente entrada…

 

Relato 18. Mi proyecto de vida

Relato 18. Mi proyecto de vida

“Mi proyecto en la vida”.

Un viaje, un camino

dos personas, un proyecto y un destino.

“Compartir”.

Ideas, metas, objetivos, sueños y deseos, sin imponer.

Uno de mis «sueños» es poder compartir mi viaje en la vida.

A todas las personas nos gusta sentir que formamos parte de algo.

 

«Sentir que estamos construyendo».

Mi vida se compone de sueños, ilusiones y de acciones con una intención, ser una persona feliz.

“Una persona con quien compartir”.

Compañera de viaje,

para poder tomar decisiones,

vivir, hablar y cambiar opiniones.

Maestra y a la vez alumna.

«Hablar y escuchar».

Una persona a la que poder escuchar y que me escuche.

Necesitamos una persona en quien confiar

y que confíe en nosotr@s.

“Estar sola es volver al pasado”.

A todas las personas nos gusta sentirnos valoradas, queridas y formar parte de algo. Ser una parte de un proyecto y de una voluntad más grande que la nuestra.

Supongo que, a ninguna persona le gusta vivir sola.

Estar sola es como estar esperando que algo suceda sin hacer nada.

“La soledad”

es una enfermedad que te va comiendo el alma.

Destruye los recuerdos bonitos,

rompe los sueños.

Nos anula como personas,

nos ata y mantiene prisioneras.

«Un hilo al vacío».

Las metas se alejan.

«El olvido».

Olvidas a otras almas,

ayudarlas o cuidar de ellas.

«Gente al rededor».

En el fondo me encuentro sola.

Necesito tener alguien a quien cuidar.

Sentirme querida.

Pertenecer a algo.

“Media naranja”.

Hace tiempo leí que las personas nos complementamos.

De nosotras, depende ser capaces de encontrar y desarrollar nuestro proyecto de vida.

«Confiar en la vida».

Ser capaz de pasar por los retos que la vida tiene preparada para nosotras, sin juzgar. Si interpreto, estoy manipulando, haciendo trampa.

“Proyecto de vida”.

¿Cómo te imaginas tu futuro?

En la vida atamos y nos atan lazos que nos unen y que nos separan, de aquello que realmente nos importa.

A parte de creer con fuerza que algo va a suceder o tiene que suceder, es importante que nos preparemos para que suceda.

La voluntad de las personas y sus circunstancias pueden ser siempre diferentes.

“Voluntad”.

Decidir con libertad lo que se desea y lo que no”.

Nuestra voluntad nos conduce hacia aquello que queremos.

Es la fuerza del corazón, de la intención y el foco de nuestra atención.

La honestidad y la voluntad van de la mano. 

Los lazos, a veces, nos empujan hacia direcciones que muchas veces, no se alinean con lo que de veras queremos. Este empuje puede sacarnos de nuestro centro. Nos desalinea.

Yo me pregunto. -¿Qué interés pueden tener otras personas en conseguir empujarnos hacia lo que no amamos?

Hacia su voluntad, su ego, su fantasía.

Te gustaría vivir sola,

sola o Acompañada.

Hacer una familia.

Compartir.

-¿Cómo te gustaría vivir tu vida?

-¿Cuál es tu proyecto?

-¿Qué crees que necesitas para diseñar tu proyecto de vida?

-¿Te gustaría que en tu proyecto de vida hubiera una persona? ¿Quieres compartir? ¿Construir una familia, tener hijos?…

 

Relato 17. Tan sólo soy yo

Relato 17. Tan sólo soy yo

Tan sólo soy yo

“Aceptarme”

Me ha ayudado a valorar la vida,

a ser feliz.

“Soy yo”

Esa chica que es

ni muy alta, ni muy baja.

“Tímida”

cuando siento que tengo algo que perder.

“Mis secretos”

están a salvo en mi pequeña caja de recuerdos.

“Aceptarme”

He descubierto que cuando me quiero y me valoro, me siento mejor.

Me siento segura y pienso en todo el bien que puedo hacer.

Ahora he descubierto que pensar en otras personas me hace sentir feliz. Valorar cómo mis actos influyen o pueden influir en las vidas de otras personas me hace sentir feliz.

Con el tiempo me he dado cuenta de que las personas que piensan en sí mismas, se acaban convirtiendo en personas que sólo ven sus problemas. Incapaces de cuidar y de valorar a otras personas.

A mi por el contrario, siempre me ha gustado pensar en los demás y saber que lo que hacemos puede influirles.

Ahora me siento segura de mi misma. Saber que puedo hacer cosas por otras personas, para que se sientan bien, me hace sentir segura. Me hace sentir bien y feliz.

“Aceptarme”, ha sido la mejor terapia. Saber que puedo dar más de mí misma de lo que yo creía.

“Mi historia personal”

Pasé de ser una niña a comportarme como una persona adulta a los 12 años, cuando tuve el accidente.

Estuve en una silla de ruedas durante mucho tiempo.

Mis padres pensaban que quizá no iba a volver a caminar. Me enteré que tenía la cadera rota, muchos años después.

Con el tiempo le demostré al mundo, que podía caminar.

Que podía salir a delante, superar los problemas con determinación.

Toda esta vivencia me hizo madurar más de lo que una niña normal suele madurar.

Tuve que luchar mucho y confiar en mis posibilidades.

“Nunca dejaré de andar”

No sé si podré volver a caminar, pero nunca dejaré de dar pequeños pasos.

“Jamás dejaré de soñar”

Porque siempre tendré mi jardín secreto, donde podré volver a ser una niña.

“Esa soy yo”

Todo lo que viví me ha convertido en lo que soy.

“Un planeta”

Que tenía un jardín secreto, con una mascota que me hacía compañía, cuando estaba sola.

Con flores de colores, que huelen a primavera.

Un planeta que huele a hierba recién cortada por las mañanas.

Iluminado por la luz de las estrellas.

Relato 16. Mi canción

Relato 16. Mi canción

Mi canción”

Lejos está cerca para mí.

Por favor no te lo lleves.

Vallas donde vallas

estés donde estés,

contigo estaré.

Por favor no te lo lleves,

Pero tampoco cerca

te puedo tener.

Por favor respeta lo que la vida ha dejado para mí.

Si te lo llevas

creo que no podré volver a Amar.

Si te lo llevas

yo me iré con él.

Vida, tu eres más bella que yo.

Estás llena de sueños.

Siento que le llamas,

siento que le voy a perder

tengo miedo

de no volverle a ver.

En mis sueños…

Sí en mis sueños,

lo veo…

Así es, todavía sueño con él.

Solo, haciendo lo que el hace

Puedo estar cerca de él…

Soñando, imaginado dónde él está

Puedo estar con él.

Sólo así soy feliz

Pero luego despierto…

veo llover.

Hoy está lloviendo.

Voy caminando por la calle.

El reflejo del agua sobre las piedras es precioso.

Voy repitiendo la canción…

Me ha entrado un pálpito, me paro y siento…

Me encanta observar como la lluvia cae, despacio muy despacio. Es como una cortina, entre gris y azul.

Vuelve el palpito, me centro en la presión del pecho. Hago como en el ejercicio de la clase. Ahora me vienen imágenes. Empiezo a ser consciente de lo que siento.

Ahora me doy cuenta….”

Si te lo llevas no sé que haré, porque ese día de soñar dejaré.

Es bonito pensar que las cosas no siempre son como las imaginé.

Por favor, no te lo lleves

Por favor déjame irme con él.

Luego despierto,

aunque siempre tuve abiertos los ojos…

Nunca dejaré de soñar,

sí también con él.

Siento que estoy ciega.

Siento que con el corazón también se ve.

Lejos, muy lejos…

Por favor, no te lo lleves

Aunque no pueda estar con él

Si te lo llevas,

Yo me iré con él…

Aunque sé,

que nunca podré…