PROA A LA MAR.

Hoy es un día lluvioso, de esos en los que miro por la ventana y veo una cortina de lluvia. Es una lluvia que cae ligeramente inclinada en ángulo. Un ángulo perfecto de unos 30º. Es muy fina y ordenada. Cada gota parece ocupar el hueco perfecto que le corresponde. Junto a ella, otra gota de agua perfectamente colocada y así una y otra, junto a otra, formando un tejido. Como una manta, perfectamente tejida, mecida por el viento, cuando sopla, haciendo hondas perfectas.

La mar hoy bate con fuerza. “Marinero, hoy es día de café y descanso. Hoy no vas a salir a la mar. Caprichosa o sabia te da un descanso, dejándote hacer”.

Hay muchos días de pesca o pocos según se vea. La mar es muy grande y no se pesca en todos los sitios. Esto es lo primero que aprendes.

Ahora recuerdo cómo empecé a pescar, cuando me enseñaron. Al principio como todos en el puerto, con cañas. Luego ya más en serio íbamos en el barco.

Pasábamos horas hasta llegar al sitio y para cada especie, teníamos unas horas, una marca y un aparejo con una plomada diferente. Aparejos montados con pitas distintas, en función a la especie, al peso de la plomada, la profundidad y la corriente.

El mar es muy grande y cada marca tiene su captura. Aquí es donde uno se sabía pescador, marinero o no. Eres pescador si eres capaz de llegar al sitio y pescar. Y aún así, muchos días te vas de vacío.

La mar es muy grande y si quieres pescar tienes que ir con el aparejo adecuado, el cebo adecuado y al sitio correcto.

Puedes tener unos aparejos perfectos para pescar bonitos, pero amigo, quizá tengas que ir a donde están. No pongas aparejos de bonitos para pescar calamares.

Esto parece algo sencillo de entender, pero cuando buscamos un trabajo, o pretendemos promocionarnos, ¿somos conscientes de si usamos los canales correctos?

¿Tenemos en cuenta si las herramientas que utilizamos son las adecuadas?

Como se dice vulgarmente es “Cuestión de estar en el sitio adecuado en el momento correcto”.

Para mí es más fácil entenderlo con los aparejos y con la pesca, así como con los sitios de pesca.

Todo tiene su sistema, una preparación y un sentido.

Cuando veo una rompiente con piedras, pequeña, sin mucha espuma o corriente, siento que ahí tiene que haber algo.

Mi experiencia me dice que ese puede ser un buen sitio.

Esta es una experiencia probada con éxito y con muchas horas de trabajo.

A quién se le ocurre siendo especialista en electricidad pasar con un currículo, por una panadería, demandando empleo de panadero, por ejemplo. Mi lógica me dice que quizá esto sea una pérdida de tiempo. Aunque cada uno es libre de hacer lo que considere mejor y más adecuado”.

Lo sensato es tomar conciencia de:

  • Quién soy.
  • Qué servicio puedo aportar.
  • Me van a pagar por lo que hago.
  • Dónde demandan mis habilidades y servicios.

Cuando se busca un trabajo o una persona busca su perspectiva laboral o proyecto personal:

  • Que tipo de pescador soy. La persona tiene que explorar, saber quién soy y qué puedo ofrecer.
  • Ser consciente de qué es lo que quiero ir a pescar. Tomar conciencia de qué es lo que quiero sacar, de esa experiencia, motivación. Es decir, qué te motiva realmente para pasar a la acción y demandar ese trabajo.
  • Estudiar si tengo el equipo necesario para afrontar esa pesca, equipación. Analizar mis recursos o herramientas.
  • Ser consciente si conozco la técnica de pesca. Ser consciente de si mi formación es la que demandan o si mi formación es la adecuada. Adaptar mis herramientas y conocimientos a la búsqueda de empleo. Ser coherente en la búsqueda de empleo en función a las herramientas que tengo. Soy especialista en…” “Tengo experiencia en…”
  • Tener claro los sitios en los que puedo pescar. Páginas y empresas que demandan mi especialidad. “Cuáles son los caladeros”.
  • Tener una red sólida de pescadores amigos, que compartan sus experiencias e información sobre las capturas y las zonas. Experiencia in situ. Es importante una buena publicidad. Tener redes sociales donde presentarnos como LinkedIn. Y donde presentar nuestros servicios, conocimientos y donde poder intercambiar opiniones y experiencias con personas que están en el sector en el que nos hemos formado. Compartiendo experiencias y hablando con personas diferentes , si puede ser que no conocieras antes.

 

Cada técnica, muchas veces requiere un equipo determinado. Y aquí es donde te haces especialista. Eliges los señuelos que más se adaptan a tu forma de pescar. O que te dan mejor resultado. Esta experiencia es a través de prueba y error. Tu experiencia”.

 

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
A %d blogueros les gusta esto: