Qué puedo aportar al mundo”.

A las personas que me rodean.

Todas las personas tenemos algo que aportar.

Algo que se nos da bien hacer y  por lo que se nos valora.

Mi centro de atención”.

Hasta ahora me he dado cuenta de que en las sesiones, me he centrado en el trabajo y en los problemas.

«Como si intentara cerrar los ojos a mi vida y a lo que me está pasando».

 

-¿Qué partes has dejado desatender en tu vida?

-Las relaciones sociales. La mayor parte de mis relaciones son en el trabajo.

 

-¿Te dejas sorprender por la vida y que surjan oportunidades nuevas?

-Una de mis mayores preocupaciones es esa, caer en la monotonía.

 

-Te siento inquieta, como nerviosa. ¿Qué es lo que te sucede?

-Estoy, bien.

 

¿Cómo podrías ampliar nuevas facetas en tu vida? ¿Qué otras facetas de tu vida te gustaría ampliar?

-Pues no estoy segura. No me lo he planteado. He estado muy ocupada.

 

Mis cualidades”.

-¿Qué crees que se te da bien hacer? Quieres que hagamos una lista.

-¡Tú crees que me puede ayudar!

-Te puede ayudar.

 

Mis juegos cuando era pequeña”.

-¿A qué jugabas cuando eras pequeña? ¿Qué se te daba bien?

-Se me da bien  la cocina, los postres. Me gusta el dulce.

-Trabajar con las manos  se me da bastante bien.

-Hacía figuras con arcilla.

-Amasar, me encanta. La sensación de la masa en las manos me hace sentir bien, feliz.

 

Los colores”.

Comemos con los ojos.

La vida podemos verla, sentirla, experimentarla… en color y en blanco y negro.

-La gama de colores fríos por ejemplo, ralentizan el metabolismo y dan la sensación de frescor.

-Los colores cálidos en cambio producen excitación. Dan sensación de calor y fijan la atención.

-La presentación en la comida es importante. Comemos con los ojos.

-También me gustaba hacer figuras, presentaciones creativas con la comida.

 

-¿Qué figuras hacías?

-Una vez hicimos, como una granja, con caballos, gallinas vacas.

-Hacíamos caras, muñecos… era muy entretenido.

Como me siento al recordar”.

-¿Cómo te sientes al recordarlo?

-Me siento bien, fue una etapa muy bonita de mi vida. 

-Era un juego divertido.

 

-¿Has continuado haciendo postres?

-Antes, de vez en cuando hacía algún postre. Muy de vez en cuando. Hace un tiempo que no cocino nada.

 

-¿Crees que podrías volver a cocinar?

– Supongo que sí.

Me planifico”.

-¿Qué tendrías que hacer para poder volver a cocinar?

-Lo primero buscar las recetas y comprar los ingredientes.

-Los ingredientes naturales son mejores, los productos tienen que ser naturales.

 

-¿Lo habías pensado antes?

-En el fondo siempre he tenido esta inquietud.

 

-Del 0 al 10 cual es tu compromiso para cocinar.

-9.

 

Evitar pasar a la acción genera frustración en la persona”.

Lo que la lleva al “no soy capaz” o “no puedo hacerlo”.

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
A %d blogueros les gusta esto: