¿Qué puedo hacer si…?

Esta semana estaba en un curso y me llegó un mensaje, de una persona, amiga, que me comentaba que un amigo suyo quiere probar un tipo de psicoterapia alternativa. Y me preguntaba si yo conocía la citada psicoterapia.

Yo entendí esta situación como:

Mi amigo me preocupa y me gustaría saber si esto puede hacerle daño”.

Personalmente cuando alguien te pregunta algo así es porque entiendo que en un principio su intuición le dice que algo puede salir mal o no salir bien del todo.

¿Qué puedo hacer yo en esta situación?

Reconozco que estas situaciones me parecen difíciles de enfrentar y resolver.

El primer punto, es intentar que no se tomen decisiones basadas en la necesidad.

Estabilización emocional”.

Y lo primero que busco y que hago es intentar explicarle a la persona que lo principal es que procure estar estabilizada emocionalmente. Esto quiere decir que esté en el presente o por lo menos que intente estarlo.

¡Para qué!

Para que pueda tomar sus decisiones, desde la calma y con sentido. De forma racional.

Búsqueda de información”.

Buscar información, veraz, relevante y si puede ser con datos reales y medibles.

Publicidad sin acreditar”.

– 100% segura.

– No presenta contraindicaciones o riesgo de sobredosis.

– No tiene efectos secundarios.

Publicidad engañosa”.

En otro artículo que he encontrado dice:

Nombre de la psicoterapia, una moda pseudocientífica para vender máquinas carísimas, que no miden nada.

Para justificar su funcionalidad utiliza terminología basada en teorías clásicas y en conceptos complejos, sacados de su sentido estricto.

Siento decirte que estas teorías y términos, se refieren en principio a otros términos de la física.

Qué nos dice la ley”.

Según «el Artículo 4 del RD 1907/1996 de 2 de agosto sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

La promoción y venta de las máquinas que se utilizan, es legal, siempre que no se vendan como elementos medicinales o terapéuticos. Ya que no está probado su funcionamiento y resultados médicos.

El fin es proteger a las personas de la publicidad engañosa”.

Enlace: noticia

Pedro Duque, como Ministro en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades y Maria Luisa Carcedo como Ministra en funciones de la cartera de Sanidad, se reunieron con la intención de desarrollar un plan de protección frente a las pseudoterapias, con la intención de desarrollar un Real Decreto.

Validez médica”.

El concepto de medicina cuántica, es un concepto sin validez médica.

Aunque existe el concepto de física cuántica, siento decirte que la medicina cuántica no está reconocida como tal.

Según la RAE; cuántico/ca, perteneciente a los cuantos de energía. Física mecánica, teoría cuántica.

Conozco algún caso a nivel personal en el que se recurrió a estos medios por sentir malestar. Y cuando se hicieron una exploración médica, se les diagnosticó una enfermedad grave. Enfermedad que les llevó al quirófano.

Libertad individual”

Todos tenemos el derecho y la libertad individual de decidir gastarnos nuestro dinero libremente y de actuar con libertad.

Por lo que cada persona es libre de probar este tipo de experiencias.

Siendo conocedores y sabedores de la realidad y de sus verdaderas limitaciones.

Por otro lado, este tipo de actividades, son libres y permitidas, siempre que no estén vinculadas a resultados médicos y terapéuticos o generen falsas expectativas, basadas en la publicidad engañosa, relacionada con la salud.

Como por ejemplo; “sirven para curar el cáncer o la depresión”.

Limbo Legal”.

Es importante saber que el hecho de que una actividad, sea alegal, es decir que no esté regulada, no significa que sea legal o ilegal, realmente.

Pero cabe decir que cualquier actividad que produzca un deterioro de la salud de sus clientes o usuarios, está relacionada con un delito contra la salud pública.

Así como un delito de publicidad engañosa si genera falsas expectativas sin acreditar o certificar por un organismo oficial.

Conclusión:

Llegados a este punto puedo decirte que si alguien a quien aprecio y veo que está mal, recurre a este tipo de servicio, por desesperación y sin saber lo que hace o buscando una salida desesperada; yo personalmente me preocuparía y la trataría de persuadir.

Siempre teniendo en cuenta la libertad individual, que nos permite tomar nuestras propias decisiones, siempre que nos hagamos cargo de las consecuencias.

 

Cuídate mucho.

 

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
A %d blogueros les gusta esto: