Durante los periodos de 21 días. Se puede realizar, entre medias, otro tipo de terapia para reforzar el proceso o ver tu evolución. Con terapias del tipo narrativa o energética, como EFT, por ejemplo.

La consulta debe finalizar, con tu asunto cerrado o anclado. Habiéndote generado recursos positivos a los que puedas acceder.

En ningún caso, puedes acabar la sesión, como cliente, con la herida abierta y sin estar estabilizada emocionalmente. Esto siento decirte es muy peligroso. Y en algunos casos puede provocar accidentes graves.

Este tipo de terapias, es recomendable utilizarlas para «casos muy especiales», «trauma», Casos complicados, incapaces de ser resueltos con otro tipo de terapia. Esto quiere decir que no es recomendable que las utilices para todo.

Muy importante, evitar situaciones en las que te digan, «vamos a explorar a ver que sale». En Neuroterapia hay que tener en cuenta cuál es la situación que queremos resolver. Evitar hacer movimientos, con la intención de buscar recuerdos. Ten en cuenta que puedes conectar con un montón de situaciones y de estímulos pasados y perderte en el proceso. Lo que te llevaría a tener confusión, malestar y a poder «hundirte». Ese no es el objetivo.

Este tipo de terapia, suelen ser poco eficaces cuando la persona carece de las herramientas necesarias para superar la situación.Es conveniente enseñar o dotar a la persona de las herramientas necesarias, antes de aplicar una intervención tan fuerte.

En el caso de que no tengas las herramientas, la intervención podría no ser útil y esto puede causarte un mayor desconcierto y la sensación de bajón o hundimiento.

Es normal que después de la sesión, necesites descansar.

Hábitos saludables

Después de recibir una sesión y en el periodo en el que dure el tratamiento, deberías cuidarte.

La persona psicoterapeuta, también es recomendable que lleve hábitos saludables.

Evitar en lo posible actividades tóxicas.

Como beber alcohol o fumar en exceso. No descansar lo suficiente. Tener horarios distorsionados.

El psicoterapeuta debe saber en todo momento, si estás tomando algún tipo de medicación o tratamiento.

Durante el proceso el psicoterapeuta, debe actuar con respeto y en ningún momento debe, interferir, dar su opinión o introducirte ideas, emociones, sensaciones, imágenes a las que no hayas hecho referencia.

Conclusión

Es importante que si recibes este tipo de psicoterapias, tengas en cuenta los puntos principales para asegurar tu éxito.

Periodo, cada 21 días, mínimo.

Tener o desarrollar hábitos saludables.

Evitar hábitos tóxicos. Por ejemplo: Se puede beber una copa de vino. Podría resultar muy peligroso beber media botella de vino.

Dormir, comer, descansar y tener relación social saludable.

Si notas que empiezas a tener cambios de temperamento o emocionales bruscos, es probable que algo no esté funcionado. En ese caso sería bueno parar y analizar qué está sucediendo. Revisa los puntos anteriores. 

Ten en cuenta que este tipo de intervenciones están diseñadas para resolver y causar alivio, paz, bienestar. No para causar más malestar, confusión o conflicto.

Ten presente que aunque este tipo de terapias se exponen como milagrosas, son muy fuertes e intensas.

Cuídate mucho.

Artículo relacionado

 

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
A %d blogueros les gusta esto: