Un cáncer en mi sistema (III)

Un cáncer en mi sistema (III)

Personas con comportamientos Reactivos.

Si algo distingue a las personalidades psicópatas, es la impulsividad de sus actos. Son incapaces de empatizar con el daño que pueden causar.

Lo que caracteriza estos impulsos, es su carácter violento. Su función instrumental es humillar, someter o provocar dolor. Consecuencia de falta de autoestima o falta de seguridad en sí mismos, expresión de dolor o frustración personal.

Siendo siempre, una expresión o descarga de enfado o ira. Ira que en la mayor pare de los casos es instrumental y explosiva.

Incapaces de regular una repuesta adaptativa como la mayor parte de las personas normales. 

Son personas incapaces de medir las consecuencias de sus actos, para las que el mundo que les rodea es una continua amenaza.

Una persona profesional de la psicoterapia, psicóloga, las definió de la siguiente manera.

Una persona que se pasa el día pensando, cómo puede conseguir lo que se propone, siendo su comportamiento o sus propósitos peligrosos para otras personas”.

Es muy difícil protegerse de ellos y de sus manipulaciones, porque normalmente seremos ignorantes de su plan. 

Lo contrario de la personalidad psicópata es la personalidad altruista.

Una personalidad empática y asertiva vive más en el presente. Las personas altruistas viven preocupadas pensando en cómo sus acciones pueden beneficiar a la comunidad y a su entorno y en la responsabilidad de sus actos. Demostrando una gran conciencia social.

Manipulación.

Sus actos e intención, tiene un fin, conseguir lo que se propone.

Para ello suele utilizar medios de manipulación y de sumisión. Basándose en la creación de una realidad alternativa, que justifique sus actos o los encubra. mediante la mentira y la negación de los hechos.

Con el fin de conseguir la confusión de sus víctimas.

Una vez que ha conseguido confundir a sus víctimas, el siguiente paso es aislarlas. El aislamiento lo consiguen mediante el enfrentamiento. 

Aislar a las partes, narrar los hechos distorsionados y aumentar el enfrentamiento.

Enfrentamiento y división.

Evitando el diálogo y la confrontación, favorecen el enfrentamiento de las partes, mediante la difamación.

Si sus víctimas hablaran y confrontaran los hechos, todo su control, se vendría abajo. Apareciendo la verdad.

Por ello siempre intentará que exista un secreto de la parte oculta. Jugando con la lealtad de su entorno.

Ejercen el control de la persona que emocionalmente es más vulnerable, trabajando emocionalmente, las debilidades y la parte vulnerable de sus víctimas y entorno.

Parte vulnerable de las víctimas.

Quiere decir que si una personalidad psicópata o psociópata, es consciente de que una pareja pasa por dificultades o sabe que una de las partes es más celosa o desconfiada, utilizará esto para conseguir sus fines. 

Sus fortalezas.

Realmente son auténticos profesionales.

Su primera manipulación consiste en hacer creer la realidad que a ellos más les convenga.

Detectando  las necesidades y ofreciendo sus servicios como solución.

El coste que pagarás será muy caro. Ya que detrás de su voluntariado, existe una necesidad personal que quiere cubrir, siempre oculta. Como adquirir información, formación o poder relevante.

Una vez conseguido esto se encargarán de eliminar pruebas y competidores.

En el trabajo.

Puedes tener en el trabajo una persona que te intente hacer creer que la culpa de que el trabajo no sale adelante es tuya. Mientras que por otro lado en sus confesiones y actos insinúa cómo hace para evitar trabajar.

Una vez que haya conseguido quedar bien de cara a sus superiores, como salvador de la situación, su siguiente paso será eliminar a su rival haciéndole pasar, por patológico o incapaz frente a sus superiores, compañeros de trabajo, familiares o pareja. Lo que al final genera mucha desconfianza y rechazo en el entorno.

La duda.

Este tipo de polaridades desorientan a las personas que son sus compañeras o víctimas, generando dudas que finalmente desencadenan en la distancia física o emocional.

Control.

Por lo que tu poder personal desaparece y aparece el control externo de estos perfiles.

El profesional conocedor de estas manipulaciones es consciente de ellas. Pero en el caso de las personas que no saben distinguirlas, pueden parecer hechos normales de las circunstancias.

Aquí está la grandeza de su comportamiento y manipulación.

A ojos de su entorno adaptado, estas personas nunca hacen nada. Es decir no se exponen.

Consiguiendo que sean sus víctimas quienes actúen, se expongan y se enfrenten.

Así, consiguen que nunca haya reparación y el daño será siempre mayor. Ya que en el conflicto, entre sus víctimas, será difícil la reparación. 

Frase tipo culpabilizadora:

«Tú eres la persona responsable de… Tú dijiste… Tú hiciste…»

Solución.

Evita las frases culpabilizadoras. Evita el conflicto con tus seres queridos y acepta sus voluntades.

Confronta los hechos con las personas de tu confianza, para no llegar al enfrentamiento. Dialoga y confía. Escucha. Llega a acuerdos y empatiza. 

Procura tener los pies en el suelo y la cabeza en su sitio.

En el juego de la difamación, contrasta la información y confronta. 

 

Un cáncer en mi sistema (II)

Un cáncer en mi sistema (II)

Pregunta retórica.

Si tuvieras que definir a una persona, sin conciencia. Una persona que carezca de la capacidad de empatía. ¿Cómo la definirías?

Una persona narcisista, a la que el resto de las personas le importa poco más que le sirvan para sus fines.

Cuyo objetivo es tomar poder personal a través de someter a los demás. Siempre desde la impulsividad de sus actos.

Lo que llamamos personas reactivas, explosivas, no racionales o en las que domina el cerebro reptil.

Metódicos en sus comportamientos y manipulaciones tienen dos focos de actuación. La versión integrada y la versión reactiva.

La versión integrada.

El foco donde “sus impulsos reactivos” no aparecen, más que en pequeños gestos o micro gestos de hastío.

Este es el punto en el que están integrados o “les interesa estar integrados”.

Desde lo que se denomina un “encanto superficial”, que las personas capaces de reconocer estos perfiles perciben a través del vacío de su expresión o lo forzado de sus muestras «afectivas”.

Este comportamiento viene dado por un deterioro de la amígdala. Lo que no les permite el reconocimiento ni asimilación de emociones.

En este entorno, es donde se muestra, de forma servicial o como un ejemplo de las buenas formas.

La versión reactiva.

El lado que no puede reprimir, en el que los impulsos reactivos aparecen. Cuando ya se siente libre y se permite mostrar sus impulsos. Es donde aparecen los comportamientos de sometimiento.

Es aquí donde ha elegido a su víctima o víctimas y despliega todas sus herramientas para herir y manipular. Siempre basadas en la mentira y en la creación de una realidad alternativa.

Aquí es donde se encuentra realmente cómodo y muestra la verdadera versión de sí mismo. 

Construcción y búsqueda de identidad.

Una de las características más importantes de estos perfiles es la falta de personalidad clara, definida. Vacío interior.

Yo siempre lo llevo a la metáfora de una persona cazadora de cabezas, es decir, cazador de personalidades o atributos que le sirvan para complementar su falta de autoestima o vacío emocional. Para ello se sirven del control.

Entendiendo el control, como una necesidad obsesiva de dominación, de las personas y de la situación.

Anulación de la otra persona.

Van más allá que la simple admiración o aprendizaje.

Su fin y objetivo es la asimilación del contenido desde la anulación del otro.

Desde el dominio o control. Al no tener empatía y carecer de la regulación natural de la consecuencia de sus actos, su explicación racional adaptativa irá enfocada a la asimilación por admiración y aprendizaje. Esta es la explicación de su versión adaptada, en su entorno seguro.

La anulación a la que someten a sus víctimas puede ser moral y física.

Anulación moral.

En la anulación moral: su voluntad es la correcta. Sus valores son los adecuados.

El pecado tendrá que confesarse y las víctimas purgar sus culpas desde el castigo que ellos impongan. Causando dolor físico y/o emocional.

Aquí han llegado finalmente a su objetivo el verdadero sometimiento en el que no importa la integridad física o emocional de la persona, víctima de su obsesión y fijación.

Anulación física.

La anulación física: se produce cuando son capaces de separar a las personas.

Anulación de la persona y de su entorno o contactos sociales. 

Su interés es que se produzca una separación de la víctima de su grupo de amigos o entorno social. Como grupos de trabajo, relaciones afectivas, parejas, familiares directos, relaciones laborales…

Siempre se da el caso en que estas manipulaciones de separación, las ejercen en personas con vínculos muy fuertes, con instituciones o elementos importantes para el desarrollo independiente de sus vidas. Como puede ser entornos laborales, entornos maestro y alumno. Entorno de amistad o admiración, dos personas que se aprecian ya sean amigos íntimos o una relación íntima y de complicidad basada en el enamoramiento, noviazgo o incluso de personas que ya han formado una familia.

Objetivo.

Limitar la libertad y las capacidades de desarrollo libre de la persona, víctima.

Por ejemplo interfiriendo en su entorno laboral. Cosa que tiene mucho sentido, ya que una persona sin recursos siempre es más vulnerable y fácil de manipular.

Así, el perpetuador consigue que la libertad y dignidad de la víctima desaparezca.

Un cáncer en mi sistema

Un cáncer en mi sistema

Tengo un cáncer en mi sistema.

¿Qué es lo que estoy haciendo mal?

¿De dónde surgen comentarios, “difamaciones”, problemas, “malentendidos”?

Mi entorno.

Te ha sucedido alguna vez que en tu entorno tienes una sensación rara.

 ¿Has sentido una atmósfera densa, donde las personas que te rodean actúan de forma extraña?

De repente desconfían o tienen una opinión equivocada sobre ti, sin ningún fundamento objetivo.

Un día, cuando todo iba bien y donde las relaciones fluían, todo cambia y las personas que tenías a tu lado, te dan la espalda sin ninguna explicación.

Una explicación.

La situación normal es buscar una aclaración.

Lógico” ya que no entiendes nada del asunto.

Cayendo en la ingenuidad de pensar, es un mal entendido”, “qué esta pasando” o simplemente “mejor lo dejo pasar”.

Aislamiento personal.

Dejarlo pasar, puede llevar en muchos casos a un aislamiento social, que otros atribuyen a una voluntad de aislarte o protegerte, por falta de interés para sociabilizar.

En este caso no va a haber explicación o diálogo entre las partes, porque alguien ya se ha ocupado de hacerlo por ti.

Así se consigue el aislamiento y la falta de contraste de la información y de la realidad. Y aquí es donde empieza la gran manipulación.

Pruebas, juicio y sentencia.

Llegados a este punto, otra persona u otras personas se habrán encargado de dar una serie de detalles y explicaciones sin estar presente para poder defenderte.

Estas explicaciones, habrán sido las pruebas, el juicio y la sentencia.

Rechazo y enfrentamiento.

Llegados a este punto lo único que puedes conseguir es mayor rechazo.

Lo que no sabes es que cualquier cosa que hagas o digas puede ser utilizada en tu contra y lo que no hagas, también.

Infección.

Y es entonces cuando el “veneno está ya dentro” y como todo veneno, infecta las células y órganos principales, de un organismo que antes estaba vivo.

Los órganos, enferman, obligando a una intervención quirúrgica de extirpación y aislamiento del elemento patógeno. Que antes de estar infectado era mi riñón, mi pulmón, mi intestino, mi vesícula. Gracias a los cuales podía hacer una vida normal.

Aceptación.

Llegados a este punto tengo que aceptar el que no voy a volver a recuperar el contacto normal con mi maestra, a la que admiraba, con mi mujer a la que amaba o con mi amiga, confidente. 

Aquí es cuando me doy cuenta, después del aislamiento, que sólo me queda el recuerdo de los momentos bonitos, que compartí con esas personas.

Relaciones saludables.

Esto podrá ir a más, mayor aislamiento, mayor rechazo, menor número de oportunidades o quizá tengas la suerte de verte reforzada por el apoyo de un grupo de personas o por una persona, fuerte, que sea capaz de pensar por si misma y de no dejarse llevar por las difamaciones. Una persona, que crea en ti. 

Testimonio.

«Me he visto en problemas y no se de dónde vienen. En el trabajo, con mi jefe, con mis compañeros o incluso con mi pareja o con una buena amiga o cliente. Con mi maestra o mentora a la que tanto admiraba».

Pregunta retórica.

Si tuviera que definir a una persona, sin conciencia. Una persona que carezca de la capacidad de empatía. ¿Cómo la definiría?