Me permito soñar”.

Con un mundo mejor,

una vida,

un proyecto futuro, un presente.

Con la belleza de una flor.

Con la vida, con el amor.

Me permito soñar”.

-Claro que sueño.

-¿Con qué sueñas?.

Un puesto de trabajo mejor.

Una vida, mejor.

La felicidad.

 

Los sueños del espíritu”.

-¿Qué es lo que sueña tu espíritu?

-Disculpa a qué te refieres con espíritu.

-La descripción que has hecho es de cosas materiales.

– Me gustaría que me hablaras de los sueños reales que hay dentro de ti…

-¿Qué hay de tus verdaderos sueños?

-¿Cuáles son esos verdaderos sueños?

-Son los que hacen felices a las personas.

Tus sueños,

los que te llenan el corazón

de amor y alegría.

-Como tener un hijo y ver su sonrisa por las mañanas.

-Sentir el verdadero amor.

-Poder compartir

Silencio.

-Hasta ahora sólo te he hablado de trabajo y me doy cuenta de que estaba enfocando, mi vida, en torno a mi trabajo…

-A usted le gusta su trabajo.

-Yo amo mi trabajo, simplemente hago lo que quiero y se me da mejor.

Es una expresión de mí misma.

-¿Qué le ofreces tú a la vida?

¿Qué te ofrece la vida a ti a cambio?

-Quieres reflexionar sobre ello.

Le ofrezco una sonrisa,

pasión, compromiso, voluntad, seriedad.

¿Qué hago por los demás, qué aporto a otras personas?

.

¿Cómo afecto con mi vida y con mis decisiones a la vida de otras personas?

Quiero pensar, reflexionar.

«Las respuestas están dentro de mi».

En mi interior. Sólo yo las sé. Sólo yo las puedo contestar.

Me permito soñar, verme.

Sentir amor por mi misma  y por las personas que me rodean, en ese sueño.

Soñar y ser realmente quién soy, lo que soy…

Vivir.

Aportar al mundo lo mejor de mi misma.

¿Qué hago para ser feliz?

¿Qué me hace feliz?

¿Con quién soy feliz?

¿Qué personas me acompañan e mi camino?

¿Quién me permite Soñar?

¿Quién me acompaña en mis sueños?

¿A quién le molesta que tenga sueños?

¿Dónde están mis sueños? ¿Dónde los guardaste?

Quiero recuperar mis sueños, hacerlos presentes y traerlos a mi vida, con los pies en la tierra.

A los sueños hay que ponerles una fecha”.

Así dejan de ser sueños, para convertirse en objetivos”.