Hoy me he levantado, descansada.

Han sido unas semanas muy duras.

El trabajo y la búsqueda de nuevas oportunidades, me han tenido ocupada y con estrés.

Han pasado muchos días desde la última sesión con la Coach.

«Una nueva forma de ver la vía. Orientada siempre a los objetivos».

Un objetivo es un sueño, al que le ponemos una fecha”. De forma resumida.

Claro que un objetivo realmente es mucho más.

Me sorprende ver a personas que esto lo hacen de forma “natural”. Personas que tienen un sueño y lo convierten en objetivo. Y así poco a poco van completando el círculo. Tienen otro sueño y lo convierten en un objetivo. Un día le ponen fecha y continúan trabajando para conseguirlo.

Ahora he podido observar, que este tipo de personas aprovechan las oportunidades. No se lo piensan o por lo menos no están tan centradas en las dificultades.

Pensar mucho, puede suponer un problema a la hora de plantear un objetivo o buscar una meta.

Hoy está lloviendo y he decidido descansar. Creo que intentar tener muchas actividades al final me ha estresado demasiado.

Leí en un libro que en la cultura tradicional japonesa, se observaba la lluvia.

Ahora estoy frente a la ventana, miro la lluvia como cae. Es como una especie de cortina. Voy respirando poco a poco. E intento centrarme en las gotas de agua. Veo como rebotan contra un tejado y salpican. Intento controlar mi respiración. Dicen que esto es bueno. Respiro poco a poco. El ritmo es lento, cada vez es más lento.

Sigo centrada en las gotas de lluvia como caen sobre el tejado. Reconozco que lo que antes me parecía un día gris, ahora no me lo parece tanto.

El aire se lleva las gotas de agua finas y hace como una especie de cortina que se va moviendo.

Simplemente la observo, sin fijarme en nada más.

……

Podría haber elegido la televisión, para pasar este momento, podría haber llamado a una amiga o haberme ido a comprar.

Esta vez he decidido, simplemente sentarme a observar. Solo eso. Tan sólo observar, sin analizar, sin sacar conclusiones. Sin pretensiones.

Puede parecer algo absurdo, pero cuántas veces y horas al día hago esto frente a los medios.

Me siento y paso horas consumiendo información, anuncios (consumo), historias de otras personas (realitys)… sin filtrar o filtradas por quién sabe y con qué intención.

Realmente qué tiene que ver toda esta información, que me ofrecen, con mi vida y con la vida.

Cuando la realidad de la vida está fuera y es vivir. Vivir sin un guión.

Aunque parezca absurdo, la lluvia que cae detrás de mi ventana, se que es real. Sé que está ahí porque la estoy viendo, puedo tocarla y sé que cuando salga me voy a mojar sino me abrigo.

Esto sé que es real y es lo que debe tenerme ocupada y centrada.

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
A %d blogueros les gusta esto: