Relato 10. Te permites soñar

Relato 10. Te permites soñar

Me permito soñar”.

Con un mundo mejor,

una vida,

un proyecto futuro, un presente.

Con la belleza de una flor.

Con la vida, con el amor.

Me permito soñar”.

-Claro que sueño.

-¿Con qué sueñas?.

Un puesto de trabajo mejor.

Una vida, mejor.

La felicidad.

 

Los sueños del espíritu”.

-¿Qué es lo que sueña tu espíritu?

-Disculpa a qué te refieres con espíritu.

-La descripción que has hecho es de cosas materiales.

– Me gustaría que me hablaras de los sueños reales que hay dentro de ti…

-¿Qué hay de tus verdaderos sueños?

-¿Cuáles son esos verdaderos sueños?

-Son los que hacen felices a las personas.

Tus sueños,

los que te llenan el corazón

de amor y alegría.

-Como tener un hijo y ver su sonrisa por las mañanas.

-Sentir el verdadero amor.

-Poder compartir

Silencio.

-Hasta ahora sólo te he hablado de trabajo y me doy cuenta de que estaba enfocando, mi vida, en torno a mi trabajo…

-A usted le gusta su trabajo.

-Yo amo mi trabajo, simplemente hago lo que quiero y se me da mejor.

Es una expresión de mí misma.

-¿Qué le ofreces tú a la vida?

¿Qué te ofrece la vida a ti a cambio?

-Quieres reflexionar sobre ello.

Le ofrezco una sonrisa,

pasión, compromiso, voluntad, seriedad.

¿Qué hago por los demás, qué aporto a otras personas?

.

¿Cómo afecto con mi vida y con mis decisiones a la vida de otras personas?

Quiero pensar, reflexionar.

«Las respuestas están dentro de mi».

En mi interior. Sólo yo las sé. Sólo yo las puedo contestar.

Me permito soñar, verme.

Sentir amor por mi misma  y por las personas que me rodean, en ese sueño.

Soñar y ser realmente quién soy, lo que soy…

Vivir.

Aportar al mundo lo mejor de mi misma.

¿Qué hago para ser feliz?

¿Qué me hace feliz?

¿Con quién soy feliz?

¿Qué personas me acompañan e mi camino?

¿Quién me permite Soñar?

¿Quién me acompaña en mis sueños?

¿A quién le molesta que tenga sueños?

¿Dónde están mis sueños? ¿Dónde los guardaste?

Quiero recuperar mis sueños, hacerlos presentes y traerlos a mi vida, con los pies en la tierra.

A los sueños hay que ponerles una fecha”.

Así dejan de ser sueños, para convertirse en objetivos”.

Viva la MAGIA!

Viva la MAGIA!

En estas fechas se habla mucho de MAGIA, de ILUSIÓN, de SUEÑOS… 

Todo se tiñe de color, se ilumina; parece que todos estamos más contentos. Es lo que llaman «espíritu navideño». Pero, ¿por qué no tenemos este espíritu el resto del año?

L@s niñ@s viven con especial ilusión estas fechas. Esperan ansiosos la llegada de Papá Noel, los Reyes Magos… y eso les motiva para «portarse mejor». Pero, ¿qué nos pasa a los mayores?

Para algunas personas, tengo «complejo de Peter Pan», o de «Campanilla» más bien… La verdad es que no me molesta para nada escuchar estos comentarios. Más bien, todo lo contrario. Pienso: no se fijan en las arrugas que empiezan a asomar y me siguen viendo como una niña 😉

Quiero seguir creyendo en Papá Noel, los Reyes Magos, el Ratoncito Pérez; en los cuentos de hadas y en los príncipes azules. El día que esta ilusión se apague, siento que algo en mi se apagará con ella. 

La «vida de los mayores», cargada de responsabilidades, de quebraderos de cabeza, de problemas varios… nos hace olvidarnos de lo que realmente nos hace felices.

Tenemos dos opciones:

  • ahogarnos en nuestras penas,
  • enfocarnos en soluciones.

Os recomiendo un libro que ha publicado recientemente un colega, Raúl Martín Moreno: Vida, ¡dame problemas! Estupenda idea para regalar estas navidades. En él , precisamente nos habla de que los problemas son oportunidades de crecimiento, a través de su historia personal, que es un ejemplo de ello.

Nadie ha dicho que VIVIR sea fácil. Es más: creo que si fuese fácil, sería hasta aburrido.

Recientemente visité el mundo de la MAGIA, Disney. Fue como volver a ser niña de verdad. Me emocioné al entrar, con cada espectáculo, con el mundo de las muñecas, el castillo de las princesas, con Minnie , con Mickey, con Chip y Chop… Chapoteé en cada charco, bailé cada canción y estaba encantada con mis orejitas de Minnie. No os voy a negar que algún niñ@ me miraba como si fuese parte del espectáculo… jajajaja Pero la ilusión que viví esos días no tiene precio.

No digo que os tengáis que ir tan lejos para encontraros con vuestr@ niñ@ interior. Realmente lo tenéis bastante más cerca. 

Os animo a que tengáis una conversación con él/ella. Que l@ escuchéis. Si os cuesta encontrarlo, os ayudamos a conseguirlo.

Por que la MAGIA puede existir todo el año, y no sólo en Navidad.

La ILUSIÓN y los SUEÑOS, no tienen que ir de la mano siempre del afán consumista que también se asocia a estas fechas.

Si te sientes bien comprando, perfecto. Pero realmente, pienso que la felicidad está en las pequeñas cosas, en los pequeños momentos, y en la mayoría de las ocasiones (al menos en mi caso), no se pagan con dinero.

Como me habréis escuchado muchas veces: de lo que crees, creas. Os animo a seguir creyendo en vosotr@s mism@s, en la MAGIA que cada uno tenéis en vuestro interior. Que no os acordéis de ella sólo en estas fechas, sino todo el año. Porque todo el año puede ser Navidad , aunque no haga frío, ni haya luces, ni se escuchen villancicos.

Por todo esto y mucho más, Viva la MAGIA!!!