La importancia de la inteligencia emocional para nuestros hijos. Daniel Goleman

La importancia de la inteligencia emocional para nuestros hijos. Daniel Goleman

¿Para qué me sirve la inteligencia emocional?

Daniel Goleman nos habla de la importancia de la enseñanza de la inteligencia emocional para nuestros hijos.

Ver versión completa.

Una de las claves, es preguntarles cómo se sienten con la experiencia vivida. Así poco a poco podrán aprender a organizar sus emociones y a darles un sitio adecuado.

Entre personas con una misma inteligencia intelectual, la inteligencia emocional puede ser un rasgo diferenciador.

Currículo emocional.

Nuestro currículo emocional nos diferencia y nos hace únicos como candidatos en las empresas.

La atención y poder centrarnos nos ayuda a resolver problemas y encontrar soluciones.

Daniel Golemam también nos habla de la importancia de la compasión y del desarrollo de la empatía.

Post relacionados: Gestión Emocional, la gran debilidad.

 

Relato 17. Tan sólo soy yo

Relato 17. Tan sólo soy yo

Tan sólo soy yo

“Aceptarme”

Me ha ayudado a valorar la vida,

a ser feliz.

“Soy yo”

Esa chica que es

ni muy alta, ni muy baja.

“Tímida”

cuando siento que tengo algo que perder.

“Mis secretos”

están a salvo en mi pequeña caja de recuerdos.

“Aceptarme”

He descubierto que cuando me quiero y me valoro, me siento mejor.

Me siento segura y pienso en todo el bien que puedo hacer.

Ahora he descubierto que pensar en otras personas me hace sentir feliz. Valorar cómo mis actos influyen o pueden influir en las vidas de otras personas me hace sentir feliz.

Con el tiempo me he dado cuenta de que las personas que piensan en sí mismas, se acaban convirtiendo en personas que sólo ven sus problemas. Incapaces de cuidar y de valorar a otras personas.

A mi por el contrario, siempre me ha gustado pensar en los demás y saber que lo que hacemos puede influirles.

Ahora me siento segura de mi misma. Saber que puedo hacer cosas por otras personas, para que se sientan bien, me hace sentir segura. Me hace sentir bien y feliz.

“Aceptarme”, ha sido la mejor terapia. Saber que puedo dar más de mí misma de lo que yo creía.

“Mi historia personal”

Pasé de ser una niña a comportarme como una persona adulta a los 12 años, cuando tuve el accidente.

Estuve en una silla de ruedas durante mucho tiempo.

Mis padres pensaban que quizá no iba a volver a caminar. Me enteré que tenía la cadera rota, muchos años después.

Con el tiempo le demostré al mundo, que podía caminar.

Que podía salir a delante, superar los problemas con determinación.

Toda esta vivencia me hizo madurar más de lo que una niña normal suele madurar.

Tuve que luchar mucho y confiar en mis posibilidades.

“Nunca dejaré de andar”

No sé si podré volver a caminar, pero nunca dejaré de dar pequeños pasos.

“Jamás dejaré de soñar”

Porque siempre tendré mi jardín secreto, donde podré volver a ser una niña.

“Esa soy yo”

Todo lo que viví me ha convertido en lo que soy.

“Un planeta”

Que tenía un jardín secreto, con una mascota que me hacía compañía, cuando estaba sola.

Con flores de colores, que huelen a primavera.

Un planeta que huele a hierba recién cortada por las mañanas.

Iluminado por la luz de las estrellas.

Relato 13. Bolígrafos de colores.

Relato 13. Bolígrafos de colores.

Bolígrafos de colores”.

Yo valgo,

puedo llegar a donde quiera,

con los pies en la tierra.

Esta va a ser La herramienta de mi éxito personal”.

Valor personal”.

Eso es lo importante. Lo que tú crees que puedes llegar a hacer.

Si has empezado a hacer algo, es porque realmente empiezas a creer que puedes hacerlo.

-Ya, pero si sale mal…

Incertidumbre”.

-¿Sientes miedo?

-Me gustaría que todo saliera bien.

-No controles. No puedes controlar lo que va a suceder.

¿Puedes controlar tu dinero, tu pareja, tu futuro?

-No, no puedo controlar nada de eso.

Silencio

-Hay una cosa que puedo controlar, Mi actitud.

 

Color”

Estoy usando unos bolígrafos de colores, que hacía años que había comprado.

Esto si que lo puedo controlar.

Perdona, no entiendo.

¿A qué te refieres con que empiezas a usar tus bolígrafos de colores?

– Hace tiempo que me compré unos bolígrafos de colores. Los compré en una tienda. Y los tenía en casa. Como decoración.Tienen colores como de golosina.

-Cuando los compré nunca me planteé la razón, lo hice porque me gustaban.

-Realmente los tenía abandonados, aparcados.

-Y me preguntaba, “para qué los tenía si no los usaba”.

 

Creatividad”.

¿Qué simbolizan para ti esos bolígrafos?.

-La creatividad.

-Poder ser creativa.

-Esperanza, Luz, color, vida.

-Poder explorar mi creatividad.

¿Qué es para ti la creatividad? Ser Creativa.

– Para mi ser creativa, es poder usar el color.

– Pero no en un papel, si no más bien en mis actos, acciones, en la vida.

– Ahora entiendo para qué los compré.

¿Para ti se puede ser creativa a la hora de resolver problemas, tomar decisiones?

Sí para mí ser creativa es poder enfrentarme a las situaciones de la vida, con una perspectiva, más amplia.

Diseño y vida”.

-Uso los colores para pintar los postres. Así me hago una idea de cómo van a quedar.

-Dibujar, me ha ayudado a recuperar la sensación de alegría, que había olvidado.

-Es como si al pintar cada pastel, estuviera pintando una parte de mi vida.

-Es como si estuviera diseñando algo nuevo en la vida, para luego crearlo.

-A medida que voy creando, siento que voy resolviendo mis problemas.

Amasar la vida”.

-Al amasar siento la masa entre mis manos, está fría y húmeda. Estoy creando.

-Me hace sentir viva.

-Esta sensación me trae recuerdos y me siento bien, feliz, liberada. Los problemas y el malestar, desaparecen. En ese momento sólo siento la masa entre mis manos. Y me siento segura, no tengo dudas.

-No tengo que pensar en lo que tengo que hacer, porque ya lo sé.

-Sé qué es lo que tengo que hacer. Y siento una gran Paz.

El momento”.

-En la última clase estaban las magdalenas en el horno y sentí que era el momento de sacarlas, era como una voz interior, que me avisaba.

-Cuando fui me dí cuenta de que este era el momento justo.

-He recuperado mi intuición.

Cuando hago algo desde el interior, cuando conecto con mi auténtica naturaleza, el tiempo parece que se para.

Cuando hago lo que me gusta, todo fluye.

No tengo dudas, no siento miedo.

Para mí, los problemas desaparecen.

Sólo estoy yo, haciendo lo que me gusta. Dejándome sentir. Fluyendo.

Esta es una sensación nueva para mi ya que no estoy acostumbrada a ella.

No estoy acostumbrada a saber qué es lo que tengo que hacer, a dejarme llevar. A no estar preocupada, a sentirme bien con lo que hago sin interpretarlo. Sin controlar el resultado.

Tan sólo las cosas pasan, sin interpretarlas. El tiempo parece que se ha parado. Todo tiene su tiempo su proceso y soy consciente de que no lo puedo modificar.

Simplemente, estoy ahí, consciente de lo que hago, presente.

Pienso-«¿cómo podía yo saber esto?»- Me doy cuenta de que lo que estoy haciendo, surge sin esfuerzo y esto es nuevo.

Cuando veo el resultado es como si lo viera siempre por primera vez.

Aceptándolo tal y como es. Disfrutando de su belleza sin interpretar.

Soy como una observadora más.

Formo parte del proceso creativo. Soy el proceso.

«Me dejo fluir y soy capaz de poner luz y colores allí donde quizá antes no los había o no me atrevía a ponerlos».

«Tan sólo soy yo”.