Nos gustaría seguir compartiendo con vosotros las claves de un buen líder de las que os veníamos hablando en anteriores post.

El rol de líder, una vez fijada la visión, y una vez hecho el plan de acción que las personas de su equipo están llevando a cabo (ver post relacionado) , será hacer un seguimiento permanente de este plan de acción.

Para ello, la herramienta más poderosa que tiene el líder, es el FEEDBACK, y entre las claves para un buen feedback en el trabajo en equipo, podríamos destacar:

  • Encontrar el momento adecuado: muchas veces tenemos ganas de decirle a algún miembro de nuestro equipo las cosas que hace bien o hace mal y no elegimos el momento adecuado. Es muy importante percibir si la persona está preparada para recibir ese feedback, ya que de ello dependerá su aceptación o rechazo, y por consiguiente el efecto positivo que se persigue con él.
  • Escoger el canal adecuado en función del mensaje: en el caso concreto de la persona a la que queremos dar nuestro feedback, ¿es mejor un correo electrónico? , ¿una llamada?, ¿un whatsapp?. Un correo o un mensaje pueden resultar fríos, o poco cercanos. Si la información que queremos transmitir es importante, valora si sería más interesante darla cara a cara.
  • Útiles y aplicables: todos los mensajes que enviemos como feedback, deberán reunir estas características, ya que así su impacto será mayor. Es aconsejable buscar hechos, evidencias, datos concretos, y nunca interpretaciones sobre lo que podemos ver sobre la actuación de esa persona.
  • No utilizar generalizaciones, palabras prohibidas como «siempre», «nunca», «todo», «nada»… La vida está llena de matices, y por eso es necesario utilizar un lenguaje correcto y adecuado. De esta forma conseguiremos una mayor aceptación de nuestro mensaje.
  • Debe ser específico y concreto: indicar específicamente qué es lo que en nuestra opinión proponemos cambiar, y desde nuestra perspectiva, qué es importante mantener y qué puede ser mejorado. Os proponemos hacerlo con MIMO:MIMO¿Qué propondrías mantener de la actuación de esa persona de tu equipo?, ¿qué le invitarías a interioridad? ¿qué mejorarías?, y por último: ¿qué le recomiendas que debería omitir?
  • Orientado al hacer, no al ser: el feedback se da al comportamiento en una situación concreta, no a la persona ni a su identidad. Por ejemplo: «eres bueno» o «eres malo» no sería correcto; sería más adecuado decir: «has hecho esto bien», «o has hecho esto mal», concretando exactamente a qué nos estamos refiriendo.
  • Estado de ánimo: es muy importante nuestro propio estado de ánimo como líderes cuando vamos a dar feedback a una persona, ya que si no es el adecuado, posiblemente la percepción del mensaje no sea el esperado, por lo que no conseguiremos lo que pretendemos al darlo.

¿Qué os parece esta herramienta para ser un buen líder?  Para ponerlo en práctica, os proponemos que nos enviéis vuestro «feedback», con MIMO, estamos seguros de que nos ayudará a seguir creciendo.

Si te ha gustado, comparte esta entrada en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
A %d blogueros les gusta esto: