EL COMPROMISO EN EL EMPRENDEDOR

EL COMPROMISO EN EL EMPRENDEDOR

La palabra “compromiso”, genera muchos miedos, miedo a dar más de lo que podamos recibir, miedo a no cumplir las expectativas, miedo a equivocarnos…

Sin embargo, para otros el compromiso es un reto, una motivación adicional para dar el 100%, para aprender de cada momento, para superarse. 

Un emprendedor no debe ver el compromiso con miedos, sino como una de las bases principales del éxito de su proyecto. Sin compromiso con su idea y consigo mismo, no conseguirá los resultados esperados.

Tener un compromiso 100% no significa aceptar todos los trabajo que puedan surgir, por el simple hecho de que queramos coleccionar clientes, sobre todo al principio, sino ser honestos con nosotros mismos y con el cliente y aceptar sólo aquellos que podamos ofrecer de forma satisfactoria y en los plazos previstos. 

El tema “plazos”, es un tema especialmente sensible: algunos emprendedores, aficionados a decir “sí” a cualquier encargo sin analizar previamente si pueden hacerle frente, no hacen un análisis inicial de plazos de ejecución y , o bien aceptan los plazos marcados por el cliente, que en muchos casos no conoce realmente las tareas a realizar ni el tiempo que es necesario para ejecutarlas, o bien establecen ellos mismos unos plazos muy ajustados, y ante la imposibilidad de cumplirlos, en lugar de reconocer su error, intentan distraer con excusas varias al cliente, o en algunos casos más extremos, intentar culpar al propio cliente de la situación. 

El problema viene cuando el cliente, con el que se genera un clima de desconfianza desde que se incumple el primero de los plazos o el primero de los acuerdos ya no cree las sucesivas excusas. En este caso, además de perder un cliente, conseguiremos la peor de las publicidades, y esto puede ser un ataque al corazón de nuestro negocio.

¿Estás dispuesto a correr el riesgo?

Es imprescindible conocer los recursos con los que contamos a la hora de aceptar un proyecto, y una vez hayamos hecho este análisis inicial, debe ir acompañado de un compromiso total con aquello que hayamos acordado con nuestro cliente. Si presupuestamos hacer un trabajo , desglosando lo que incluye ( punto muy importante este desglose) , no podemos decirle al cliente cuando ya cuenta con nosotros, y mucho menos cuando el plazo ya se ha agotado o está a punto de hacerlo, que no lo vamos a hacer, porque “no contábamos con que nos fuese a llevar tanto tiempo”, o “es más complicado que el resto de proyectos ejecutados”, o argumentar cualquier excusa para ampliar el plazo de entrega.

Permitidnos puntualizar: realmente sí que podemos hacerlo, pero tendremos que aceptar las posibles consecuencias de impagos por incumplimiento de contrato, mala publicidad, y una alimentación negativa de nuestra reputación. 

Cuando nos contratan un servicio o nos compran uno de nuestros productos, nuestro compromiso tiene que ser del 100% con nuestro cliente. Si no hemos hecho ese análisis inicial del que venimos hablando, y necesitamos más tiempo y dedicación de la que habíamos previsto, es necesario ser responsables y poner todo de nuestra parte para cumplir con lo acordado; si ello implica invertir más horas de las previstas o algún esfuerzo adicional, nos servirá de aprendizaje para el futuro. Si el plazo es inasumible a pesar de nuestro esfuerzo, recomendamos siempre hablar con el cliente y explicarle la situación.

Con compromiso, todo es posible.

¿Qué pensáis de este tema? ¿ Estáis comprometidos con vuestro proyecto?

 

Cine Forum de Emprendedores

Cine Forum de Emprendedores

La semana pasada, LEDE participó en el curso de verano organizado por la Universidad de Coruña: “Oriéntate y planifica tu futuro”, con un Cine Forum, en el que a través de una serie de películas, analizamos las historias de varios emprendedores de éxito como Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg (creador de Facebook) o ‎Jordan Belfort ( El Lobo de Wall Street), entre otros.

 

Muchas veces resulta más sencillo ser consciente de que las cosas son posibles cuando vemos que otros lo han conseguido antes. No se trata de copiar ideas, sino ACTITUDES.

 

Para que un emprendedor consiga éxito en su proyecto, es imprescindible que reúna unas cualidades básicas, como son el COMPROMISO 100% con su producto o servicio, CREER firmemente en lo que hace, ya que sólo de esta forma podrá ofrecer su mejor versión, y RESPONSABILIDAD para trabajar y avanzar en su proyecto.

Emprender no es sólo vivir sin jefe, ni vivir en la libertad de hacer lo que queramos en cada momento, sino que debemos ser el más exigente de los jefes con nosotros mismos, con la responsabilidad de cumplir con cada uno de nuestros cometidos. Tal y como comentaba Bill Gates: “Estamos trabajando más que nuestros padres, de los que nos reíamos porque trabajaban,” a lo que añadimos: la diferencia es que un emprendedor trabaja en lo que le gusta.

 

Todos los protagonistas de las películas comentadas compartían estas características, o al menos fueron las cualidades que los llevaron al éxito.

En el caso del Lobo de Wall Street, después de conseguir el anhelado éxito, la ausencia de responsabilidad, su avaricia y falta de escrúpulos lo llevaron al fracaso. Aún habiendo tocado fondo, Jordan Belfort supo seguir explotando su talento incluso en la cárcel y una vez salió de ella.

 

Todos tenemos nuestros talentos, y es muy importante ser conscientes de cuáles son para poder explotarlos y potenciarlos. Todo lo que necesitamos está en nosotros; tal y como nos decía uno de los protagonistas de El Guerrero Pacífico: » a la gente le da miedo su interior, y es ahí donde está todo lo que necesitan,” ¿a qué tenéis miedo?

 

El camino del éxito no es un camino fácil, debemos aprender a disfrutar del viaje, porque será el que nos aporte la felicidad y no el propio destino. Estos grandes triunfadores, cuyas historias han sido incluso llevadas al cine, han sabido ver en cada obstáculo un aprendizaje, una oportunidad para seguir avanzando, porque las dificultades los han hecho más fuertes, han despertado su ingenio para destacar entre los demás.

 

Sobre todo en el caso de Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckerberg, han sabido crear una necesidad, y posicionarse como los únicos que pueden cubrirla, siendo este el secreto de su éxito, unido como venimos comentando a un fuerte compromiso, tenacidad, esfuerzo y lucha por un objetivo claro definido previamente.

 

Un placer haber compartido durante estas jornadas conocimientos entre universitarios y expertos en el área de emprendimiento, porque siempre seguimos aprendiendo, y rodearnos de personas con inquietudes comunes es lo que nos enriquece día a día, porque no hay errores, no hay fracasos, sólo hay aprendizajes, y compartirlos nos hace más grandes.

 

Nos vemos en el camino del éxito.

CUARTA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: PONEMOS TODO POR ESCRITO

CUARTA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: PONEMOS TODO POR ESCRITO

Poner por escrito tanto nuestros objetivos como los pasos y acciones que vamos a tomar para poder alcanzarlos, nos ayudará a lograrlos más fácilmente y a recordarlos permanentemente.

La lista de objetivos deberá estar en un lugar visible para que tengamos presente que siempre debemos de hacer cosas que nos acerquen a dichos objetivos y evitar que nos despistemos y nos desviemos del camino. 

Tanto los objetivos como los planes de acción no son estáticos, sino que son algo dinámico que puede ir cambiando durante el desarrollo del proyecto. Lo recomendable es que sea un panel con vida, con nuevas ideas y rectificaciones de los planes de acción una vez que se vayan validando las diferentes fases del proyecto emprendedor. 

Lo importante para un emprendedor es aprender a disfrutar de cada paso que damos para ir logrando nuestro objetivo ya que como dicen los peregrinos del camino de Santiago “La meta es el camino”. 

 ÉXITO es lograr nuestros objetivos

FELICIDAD es disfrutar de lo que hemos conseguido

Anthony Robbins

En breve os desvelaremos la última de las claves para conseguir el ÉXITO en tu proyecto, no os lo perdáis!

TERCERA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: TENER CLARO TU OBJETIVO

TERCERA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: TENER CLARO TU OBJETIVO

Establecer OBJETIVOS tanto a nivel profesional como personal es esencial para lograr el ÉXITO en la vida, ya que te sirven de guía y te ayudan a programar el inconsciente para poder alcanzarlos y nos sirven como fuente de motivación.

Lo primero que debe establecer un emprendedor son los OBJETIVOS GENERALES y para ello debe basarse en sus pasiones y en su propósito de vida, ya que la consecución de dichos objetivos nos tiene que permitir alcanzar el estilo de vida que deseamos. Nunca debemos establecer más de tres objetivos generales ya que lo importante es poner foco en ellos y tomar conciencia de lo que queremos, para lograr conseguirlos.

Para poder lograr esos objetivos generales a la hora de llevar a cabo nuestro proyecto emprendedor, debemos de ponernos unos objetivos más pequeños, que les llamaremos “pequeñas metas” concretas y medibles, que nos permitirán alcanzar nuestros objetivos generales y nos permitirán ir celebrando pequeños éxitos para no desfallecer en la consecución del objetivo general; dichas metas deben de ser ambiciosas y desafiantes, pero realistas.

Todo objetivo que pretendemos lograr deberá estar fuera de nuestra zona de confort, porque en nuestra zona de confort ahorramos energía y solemos actuar y pensar generalmente de la misma manera. Al tener el objetivo fuera de la zona de confort, para conseguirlo has de estar COMPROMETIDO AL 100% y disfrutar y aprender en cada fase del proyecto, ya que el compromiso es la gasolina de la que nos alimentamos para poder sortear cualquier obstáculo que nos encontremos por el camino.

Es importantísimo a la hora de diseñar tu objetivo que sea ecológico, es decir, acorde con nuestros valores, ya que no pasar ese filtro, es una de las causas principales por las que no seríamos capaces de alcanzarlo.

Para el objetivo de tener nuestra propia empresa, podríamos establecer como pasos o acciones: buscar ideas de negocios, buscar fuentes de financiación, hacer los contactos necesarios, buscar un socio, hacer un plan de negocios, etc.

PRÁCTICA:

¿Cuál es el objetivo que te propones alcanzar? Escríbelo y diseña cuáles son tus “pequeñas metas” que irás consiguiendo y celebrando antes de alcanzar el objetivo final.

PRIMERA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: CONOCER CUÁL ES TU MISIÓN

PRIMERA CLAVE PARA EL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR: CONOCER CUÁL ES TU MISIÓN

La MISIÓN es el gran “PARA QUÉ” , es decir, cual sería el sentido y la finalidad de emprender. ¿Para qué estás en el mundo? Para un emprendedor, sacar su proyecto adelante tiene sentido por sí mismo, le ilusiona y le llena de ganas y con su negocio le aporta valor a sus clientes. La misión sería como una estrella polar que te guía en tu camino. Necesitamos conocer nuestra misión en la vida para saber quién somos y a dónde vamos.

En la vida tenemos que tener claro nuestro PROPÓSITO, lo que conecta contigo mismo, lo que te hace feliz, lo que saca la mejor expresión de ti mismo. Todos tenemos un propósito en la vida y conocerlo nos sirve para tomar decisiones inteligentes y aumentar nuestro nivel de motivación.

Cuando conectas con tu para qué, la energía viene sola para continuar el camino, por eso es importante emprender desde el corazón, ya que sólo conectando con lo que realmente te hace “vibrar” conseguirás poner todas tus potencialidades al servicio de esa gran meta que deseas conseguir.

Piensa que algún día puedas decir que mereció la pena dedicar tu tiempo y esfuerzo a favor de esa causa.

 PRÁCTICA:

¿Para qué quieres tener éxito en tu proyecto?

Escribe tu misión y sitúala en una pared cerca de ti para leerla a menudo y tener claro siempre tu “para qué” y poder transmitírselo al mundo y a tus colaboradores.

En los siguientes post os daremos más claves para que un emprendedor consiga el ÉXITO.